Home » Noticias » 6 joyas malditas de la vida real que podrían acabar con tu vida…

6 joyas malditas de la vida real que podrían acabar con tu vida…

[Total:0    Promedio:0/5]

Por lo general, el negocio de la joyería es bastante apreciado en todo el mundo, y aquellos que se lo pueden permitir no dudan en adquirir las piezas más caras del mercado. Del mismo modo, resulta impensable que una piedra preciosa minúscula pueda haber causado muertes terribles, batallas sangrientas, fallos trágicos, enfermedades serias, y mucho más.

Sin lugar a dudas, muchas de las famosas leyendas de “joyas malditas” fueron elaboradas con el fin de generar una fama mayor que ser una simple piedra determinada. Por supuesto, tienes derecho a no creer en todas estas historias, pero te será difícil ignorar las leyendas y hechos históricos que se esconden tras ellas…

Diamante The Hope

Se trata de una de las piedras más famosas del mundo. Tiene origen indio, y fue extraído de la pieza color “azul Francia” presentada al rey Luis XIV. Dicha gema adornó a varios monarcas franceses; en 1972, fue saqueada poco después del comienzo de la Revolución Francesa y desapareció durante 20 años. En 1812, el diamante, o uno que era muy similar a éste, fue descubierto y documentado, apuntando a un comerciante de joyas de Londres, Daniel Eliason. Tras pasar por varios propietarios, acabó en manos de Pierre Cartier, el joyero mundialmente famoso, hacia el 1900.

Para venderlo a un precio superior, Pierre estableció la leyenda de “gema maldita” como marca registrada y la vendió a la socialité Evalyn Walsh McLean.

A esta mujer le encantaba el diamante y su historia, afirmando que las cosas más desafortunadas solo le traían fortuna. Sin embargo, no sabía lo que estaba a punto de pasar. Las cosas fueron tremendamente malas para la familia McLean: su murió en un accidente de tráfico, su hija murió debido a una sobredosis, su esposo la abandonó por otra mujer y también murió de una enfermedad cerebral grave. Finalmente, la empresa familia se declaró en quiebra y al año siguiente murió McLean; su colección de gemas fue vendida y se convirtió en el medio para poder pagar todas las deudas familiares.

Estrella de India

Esta gema es un zafiro perfecto de color lechoso y con estrellas en ambos lados; se formó en Sri Lanka hace unos 2 mil millones de años, descubierta por humanos hace unos 300 años; tiene alrededor de 563.35 quilates, y es considerado el zafiro estrellado más grande del mundo (tiene el tamaño de una pelota de golf).

En 1964, la Estrella de la India fue robada del Museo Americano de Historia Natural por Jack Murphy y otros dos ladrones. Por una curiosa coincidencia, ésta era la única gema protegida por la alarma, pero, para su fortuna, la batería estaba agotada y el robo transcurrió sin problemas. Murph y sus cómplices fueron atrapados poco después, pero se deshicieron de la piedra.

La gema fue encontrada más tarde en el casillero de una estación de autobuses de Miami en enero de 1965. Por raro que parezca, la gema es considerada hoy en día como una “piedra maldita”.

Black Orlov

También conocido como “El Ojo del Diamante de Brahma”, se trata de una piedra negra de 67,50 quilates. Al parecer, se asemeja al ojo izquierdo de la estatua del dios hindú Brahma, ubicada en Pondicherry, India.

La leyenda dice que el diamante se maldijo cuando un monje la robó; en 1932, un comerciante de gemas se la llevó a Estados Unidos y se suicidó poco después al saltar de un rascacielos de Nueva York. Más tarde, en 1940, la piedra causó supuestamente que dos de sus dueñas, princesas rusas, saltaran de un edificio poco después de adquirirla.

Una fue Nadie Vygin-Orlov, de quien se le dio nombre. El siguiente propietario decidió acabar con la maldición cortando la piedra en 3 pedazos.

El Regente

Esta piedra preciosa también trajo un montón de problemas a sus dueños. Conocida originalmente como “the Pitt”, se encontró a principios del 1700 en la India. Un esclavo sustrajo la piedra de 410 quilates incrustándola en las vendas de una herida autoinfligida de la pierna. Un capitán de marina inglés le ofreció la mitad del valor de la piedra a cambio de salir del país de forma segura, pero éste no cumplió su palabra y asesinó al esclavo. Desafortunadamente, como dice la leyenda, el hombre lanzó una maldición sobre la piedra cuando se estaba desangrando, así que, después de venderla a un comerciante de diamantes por 5 mil dólares, el capitán, según los informes, se gastó todo el dinero y se ahorcó. Ahora se encuentra en el Museo Louvre de París.

El diamante Sancy

Este hermoso pero maldito diamante en forma de pera causó un gran dolor y sufrimiento; fue supuestamente robado en la India, encontrado más tarde en Golconda, y llegó a Europa en el s. XIV para ser colocado en las coronas de los reyes francés e inglés. La leyenda dice que la piedra hizo estallar a cada uno de sus dueños.

Muchos de los reyes que usaron el diamante murieron entre terribles sufrimientos; de hecho, se dice que maldijo incluso a aquellos que entraron en contacto con ella. Un hombre que estaba transportando la piedra para el rey Enrique IV en su estómago (por seguridad), fue secuestrado y asesinado, por lo que la joya fue extraída en su autopsia.

Con los años, desapareció y fue redescubierto muchas veces; ahora se encuentra en el Museo Louvre de París.

Koh-i-Noor

Según se informa, este diamante fue el ojo de la estatua de una diosa hindú, y más tarde, el emperador que mandó construir el Taj Mahal quiso extraerlo para integrarlo en su trono de Pavo Real, aunque fue delatado y encarcelado por su propio hijo. Más tarde, un cortador de gemas veneciano redujo la piedra de 800 a 186 quilates, sirviendo a muchos propietarios con el paso de los años, trayendo mala suerte y muerte en la mayoría de los casos.

En 1849 apareció en la propiedad de la Reina Victoria, pero lo más interesante es que al diamante trajo mala suerte a los hombres; las mujeres eran inmunes a sus efectos.

Fue reducida de nuevo a 37 quilates por el príncipe Alberto para la reina Victoria de Inglaterra y, después, colocada en la Corona de la Reina Madre, donde todavía descansa.

El Ministerio de Cultura de la India ha hecho grandes esfuerzos para organizar el regreso de la piedra a su país, pero fue en vano.

Fuente: paraloscuriosos.com

Sobre Marina Dávila

Marina Dávila
Marina Dávila y su gran equipo de tarotistas profesionales, poseen una trayectoria de más de 20 años de experiencia en el mundo esotérico. Durante todo este tiempo, muchas han sido las personas que, guiadas por los consejos y predicciones de Marina Dávila, han podido llegar a mejorar su autoestima, logrando así realizar cambios positivos que influyan de manera notable en sus vidas.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Solve : *
19 − 15 =


Llamar Visa
Llamar 806