Home » Noticias » La reina del vudú que hechizó a una ciudad con magia negra

La reina del vudú que hechizó a una ciudad con magia negra

[Total:1    Promedio:1/5]

Marie Laveau es la verdadera reina del vudú y su historia de encantamientos en Nueva Orleans te dejará hechizado.

Se dice que poseía un magnetismo muy especial con su tez bronceada, sus amuletos con místicos significados y su enigmática presencia que le ganó el respeto de las clases más altas de la Nueva Orleans, del siglo XIX. Su poder fue grande, tanto como sus conocimientos del vudú, heredados por su abuela y madre, Darcental Marguetto, una criolla que se casó de manera ilegal con un hombre blanco. De esta unión nació Marie Laveau, apodada la “Reina del Vudú” por la ciudad en la que vivió y ejerció toda su mágica y siniestra influencia.

El vudú es una religión que mezcla los ritos del cristianismo y las antiguas creencias traídas a América en los barcos de esclavos del sur de África que llegaron a Luisiana para trabajar en los sembradíos. Existen diversos tipos de vudú: el de Luisiana, el cubano, brasileño, puertorriqueño, haitiano y el africano. Es más que probable que el que Marie Laveau practicó haya sido el de Luisiana, aunque no se descarta que haya obtenido influencias de los demás.

A la temprana edad de 18 años, Marie Laveau se casó con Jacques Paris, un hombre de raza negra quien no estaba sometido a la esclavitud, con quien compartía los secretos del vudú a pesar de haberse casado mediante una ceremonia católica. El matrimonio tuvo dos hijos que murieron siendo muy pequeños (las causas son desconocidas). Sin embargo, fue hasta que su marido desapareciera en misteriosas circunstancias que Laveau comenzó a practicar de manera abierta todo lo aprendido por su madre y abuela mientras se hacía llamar la “Viuda Paris”.

Abrió una peluquería en el centro de Nueva Orleans en la que también ayudaba a las mujeres más adineradas de la ciudad, que asistían en gran número, con ciertos “favores especiales”. Ellas le pedían amuletos para amarrar romances, para que sus negocios prosperaran, mantenerse jóvenes, sanar enfermedades propias o de sus familiares así como obtener la atención de sus amantes.

Laveau era conocida, respetada y temida, todo al mismo tiempo, por los círculos más altos de una ciudad en la que blancos y negros convivían de manera estrecha. También conocía los secretos para preparar pócimas con diversos y extraños ingredientes: hierbas, aceites, piedras, huesos, cabello, clavos y tierra sucia. Laveau tenía pleno conocimiento acerca de las sustancias que provocaban la enfermedad, las alucinaciones y la muerte.

Aquí es importante señalar que la visión del vudú como una práctica perniciosa, maligna y adscrita a la magia negra no es del todo real: ciertos tipos de vudú tienen la única misión de sanar enfermedades o padecimientos mentales aunque no se descartan aquellas prácticas relacionadas a la magia negra y los zombis que tantas veces se han visto en la literatura o el cine de terror.

En sus prácticas, la enigmática mujer combinaba ciertos elementos del catolicismo (santos, incienso y oraciones) y de la magia africana. Era célebre su mascota, una serpiente gigantesca llamada Zombie, por la que Marie sentía una absoluta devoción.

Se decía que tenía la capacidad de crear encantamientos y maldiciones lo suficientemente poderosos como para alcanzar hasta la tercera o cuarta generación de descendientes. Laveau era bien conocida por ser una mujer dispuesta a ayudar a todo aquél que se acercara a su negocio u hogar para escuchar sus penas y darles ayuda por medio del vudú. A los condenados a muerte les prestaba alivio por medio de oraciones.

Tras enviudar se relacionó sentimentalmente con Christophe Louis Dumesnil de Glapion con quien tuvo 15 hijos, a pesar de no haberse casado. Los historiadores relatan que sólo dos de ellos lograron sobrepasar la adolescencia, todos los demás murieron siendo muy jóvenes. Con el paso de las décadas fue dejando de lado las consultas y ayudas públicas sin dejar de practicar el vudú en la intimidad de su hogar.

Marie Laveau murió el 15 de junio de 1881, a las 5 de la tarde, de manera pacífica en su hogar y su cuerpo fue sepultado en el cementerio de Saint Louis Número 1, junto a las tumbas de otros miembros de su familia. El periódico The New Orleans Daily Picayune publicó el siguiente obituario: «Aquellos que alguna vez pasaron por la pintoresca y antigua casa en St. Ann, entre las calles Rampart y Borgoña, con su alta valla de aspecto frágil frente a la cual se ven un árbol o dos, han notado a través de la puerta abierta en los últimos años a una anciana decrépita con el pelo blanco como la nieve y una sonrisa de paz y satisfacción iluminando sus rasgos dorados. Desde hace unos años ha sido echada de menos de su lugar habitual. La anciana débil yacía en su cama con su hija y sus nietos a su alrededor que le atendían».

Este texto demuestra que Marie Laveau nunca fue vista como alguien peligrosa o maligna para la sociedad de Nueva Orleans ni mucho menos como una mujer de la que debieran cuidarse sus ciudadanos. Aunque cabe destacar que este mismo obituario omitió su dedicación al vudú, señalando que era una experta “enfermera” dispuesta a socorrer a los enfermos que solicitaran su ayuda.

Entre los amantes de lo oscuro y los rituales paranormales su tumba sigue siendo motivo de peregrinaje para mostrar sus respetos a la Reina del Vudú. Alrededor de ella se siguen viendo veladoras, fotografías, muñecos vudú y otros objetos alusivos a la parafernalia de esta religión africana.

En 2014, el ayuntamiento de Nueva Orleans mandó colocar una cerca alrededor de su tumba debido al deterioro que sufría cuando sus fieles seguidores escribían en ella XXX, como agradecimiento a los favores obtenidos, de acuerdo a las creencias del vudú. En el presente, el cementerio donde yacen los restos de Laveau es conocido como el sitio más encantado de Nueva Orleans.

En la cultura popular, la figura de esta extraordinaria mujer ha trascendido como lo demuestra la banda danesa de rock Volbeat, con una canción que han escrito para hacer un homenaje a la vida y obra de la Reina del Vudú.

Fuente: culturacolectiva.com

Sobre Marina Dávila

Marina Dávila
Marina Dávila y su gran equipo de tarotistas profesionales, poseen una trayectoria de más de 20 años de experiencia en el mundo esotérico. Durante todo este tiempo, muchas han sido las personas que, guiadas por los consejos y predicciones de Marina Dávila, han podido llegar a mejorar su autoestima, logrando así realizar cambios positivos que influyan de manera notable en sus vidas.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Solve : *
25 ⁄ 1 =


Llamar Visa
Llamar 806